Facebook: Franquicialo.com Twitter: franquicialo YouTube: franquicialo Blogger: franquicialo

Talleres automotrices, expansión sin freno

Las ventas reportadas por el mercado automotor mexicano de enero a junio pasado -413 mil 126 unidades- son un augurio de que continuará remontándose la drástica caída registrada de 2008 a 2009, cuando la comercialización de vehículos nuevos cayó de un millón 25 mil 520 a 754 mil 918, mientras que en 2010 se colocaron 820 mil 406, según estimaciones de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Asimismo, el parque vehicular mexicano, estimado en 23 millones de vehículos de todas las gamas, generará durante 2011 un mercado de refacciones con ventas cercanas a los dos mil 500 millones de dólares, cifras con las que sobradamente las alrededor de 40 cadenas nacionales de talleres automotrices y las más de 12 mil unidades tradicionales encontrarán oportunidad de expansión, sostuvieron ejecutivos de las firmas Frammex y Power Service.

 

Mercado seguro

Con una trayectoria empresarial de casi seis décadas y una treintena de sucursales, de las cuales se desprende una decena de unidades franquiciadas, Power Service llega a los cinco años en el sector franquiciante con resultados provechosos, luego que ha cumplido con los planes de expansión en este giro comercial: abrir una unidad franquiciada cada año.

Y es que su experiencia le ha permitido a la marca afianzarse como un negocio de talleres automotrices altamente especializado, con reconocimiento pleno en el Centro de la República, el Golfo y el Noreste, y ahora, en el Sur del país, refirió Alfonso Torres Narváez, gerente de Franquicias de la empresa.

En sus talleres ofrece un servicio integral en materia de mantenimiento automotriz, que va desde la afinación hasta el diagnóstico de cualquier problema del auto, vía un análisis de computadora.

“Nuestra buena gestión con proveedores, alianzas con especialistas, que nos desenvolvamos en un negocio rentable, como lo es el de mantenimiento para automóviles y mejor, la elección correcta y apoyo al inversionista, es lo que nos ha permitido encontrar éxito en este negocio aunque hay miles de talleres tradicionales y otras marcas de renombre. Éste es un mercado muy seguro”, destacó el ejecutivo.

Con presencia en Guadalajara, Monterrey, Hidalgo, San Luis Potosí, Querétaro, Puebla, Chiapas y Veracruz, además del Distrito Federal, la compañía pretende comenzar de lleno su expansión en plazas como Yucatán, así como en ciudades del Norte y Noroeste del país, donde la competencia es “férrea”.

Se trata, afirmó, de la opción más viable para invertir en el giro del taller automotriz, debido a que su capacidad de compra de insumos, respaldo histórico y corporativo -asistencia técnica y empresarial-, además de la tecnología de procesos, es lo que nos hace una marca “sin igual” en el sector.

La inversión total aproximada para obtener la franquicia asciende a un millón 750 mil pesos, de ellos, 273 mil pesos representan la cuota de franquicia. También debe firmarse un contrato para diez años de operación del taller, pagar 8.5 por ciento de regalías -1.5 por ciento para publicidad.

Asimismo, es deseable contar con un local de una dimensión de aproximadamente 300 metros cuadrados y ubicado en una plaza mayor a 500 mil habitantes. El retorno promedio ocurre a los 24 meses de operación.

Refacciones, mina de oro

Frammex es una marca tapatía nacida en 1996 y franquiciante desde 2009. Su nicho de mercado son los talleres mecánicos, llanteras y refaccionarias, y aunque pareciera un pequeño universo de clientes, no es así, aseguró la gerente de Franquicias de esta enseña, Ana Laura Mendoza Franco.

Según la ejecutiva, los 12 a 15 mil negocios de talleres mecánicos tradicionales y más de diez mil refaccionarias formalmente establecidas, son un mercado que genera compras de refacciones por más de dos mil millones de dólares, posiblemente dos mil 500 millones en 2011, y representa un negocio con una fuerte proyección de expansión en este y los siguientes años. Por ello, “podemos decir que aquí no existe freno para que el negocio crezca”.

De acuerdo con investigaciones de Frammex, cada año al menos 500 mil autos engruesan el parque vehicular mexicano y aunque otras decenas de miles son retiradas por motivos varios, al menos existe una adición neta de cien mil unidades, y cada una de ellas necesita, por ejemplo, un cambio de amortiguador, que cuesta en promedio mil 500 pesos, una vez cada dos años.

La empresa distribuye refacciones principalmente de tres marcas: Gabriel, Bilstein y KYB. Dos de ellas son alemanas y japonesas, nacionalidades de prestigio entre el consumidor mexicano.

Señaló que “el mercado del Distrito Federal es grande, está muy sano y tenemos muy buenas expectativas como para abrir unas tres a seis sucursales”.

El canon de franquicia es de 130 mil pesos, más una inversión inicial para stock y adecuaciones por 500 mil pesos y un cargo por publicidad de 1 por ciento. Ofrece además la posibilidad de acceder a financiamientos mediante el Plan Nacional de Franquicias (PNF), así como recuperar la inversión en 22 meses o menos, con ventas mensuales promedio por 70 a 90 mil pesos.